Trabajando con pasión

La pasión no es que resuelve los problemas. No es lo que te trae la solución. La pasión muchas veces es lo que nos lleva a cometer muchos de nuestros grandes errores. Pero aun así es bueno trabajar con pasión.

¿Cómo es posible que algo que puede ser dañino para nuestras acciones laborales está siendo recomendado para su uso? Pues es un efecto similar al veneno; es la fuente para muchos medicamentos.

Desde mi perspectiva de las cosas el gran benefició de trabajar con pasión reside en la resistencia y persistencia que imprime a nuestro esfuerzo. Cuando hacemos algo que nos apasiona somos capaces de sacar lo mejor de nosotros, aprendemos mejores formas de cómo hacer las cosas, dedicamos más tiempo a hacer nuestro trabajo, somos capaces de mejorar el proceso que utilizamos.

La pasión es la llama que mantiene vivo el interés para seguir trabajando. Y es que cuando hacemos lo que nos apasiona no sentimos que es trabajo, sentimos que es un hobby.

El equilibrio perfecto es cuando somos capaces de advertir los aspectos nocivos de la pasión y moderar nuestra actitud ante ellos, pero aprovechar ese empuje inmensurable que nos permite conquistar el cielo.

Advertisements